Saltar al contenido

Grupos Como Arcade Fire

17/07/2022
Grupos Como Arcade Fire

Merced a quien las tenga por hacerme vivir en exactamente la misma edad de obscuridad. Por compartir letrero con Arcade Fire en el festival de mi generación. La razón definitiva, después de todas las causas, por la que Arcade Fire es, por lo menos y según varios medios, la mejor banda en directo del mundo.

grupos como arcade fire

Entre 2005 y 2009 publicaron unos cuantos álbumes. El segundo, As Seen Through Windows, fue además de esto remezclado más tarde por artistas de la talla de Kid Koala, Mad Professor o exactamente el mismo Tim Hecker, dejándonos temazos como ‘Icicles / Bicycles’ de Kid Koala o la versión de Hecker de ‘Water / Light / Shifts’. Así, como ven, hablar de estos cinco satélites de Arcade Fire es prácticamente como seguir, no uno, sino más bien muchos indicios entrelazados de artistas que musicalmente no tienen por qué razón tener nada que ver entre ellos, pero que sí que tienen en común una íntima conexión con la banda de Montréal.

Arcade Fire

Hasta 2010 publicó un par de discos bajo el seudónimo Final Fantasy, consiguiendo alzarse en 2006 con el prestigioso Polaris Music Prize –lo correspondiente al Mercury Music Prize británico en Canadá– gracias a su fascinante álbum He Poos Clouds. Después ha lanzado otro par de álbumes con su nombre, y, entre otras muchas cosas, estuvo nominado a los Oscar en 2014 por la banda sonora de Her, compuesta precisamente de forma conjunta con Will Butler. Cada día se venden menos discos, pero hay cada vez más conjuntos.

grupos como arcade fire

Es la guinda final clasicista que nos faltaba. Muse, Mumford & Sons y The Killers tienen la vida resuelta gracias a esos discos que han conquistado a distintas edades, como ‘Absolution’, ‘Babel’ o ‘Hot Fuss’. Hagan lo que hagan van a llenar con sus visitas a estadios de todo el planeta. No obstante, todos ellos deben inventarse algo para acabar de seducir a los expertos y también al público mucho más exigente. Muse son, con diferencia, los más populares, pero su discografía, por puntos, en Metacritic, parece más bien la de alguien con el perfil irregular de Rihanna.

Noticias Sobregrupos

A veces las letras de los canadienses se quedan en una sucesión de tópicos, como en ‘In The Backseat’ o en ‘We Used To Wait’ —que sin embargo están rodeadas de un aparataje instrumental megalítico—; otras, aun semejan únicamente insustanciales, una broma de sí mismos, como en ‘Flashbulb Eyes’. Y en algún caso alcanzan la profundidad de un túnel sin salida, de un enorme pozo sin fondo. Los dos músicos de arriba resultan también ser influencias básicas para los canadienses, que en algún momento desearon ser como Springsteen, como Elvis, como aquellas grandes estrellas de rock que jamás renunciaron a sonar en la radio ni a convertirse en ídolos generacionales. Para los canadienses o para Butler, que llegó a decir al respecto, increpado por sus intentos de parecerse a los mentados, «soy súper idiota pues he tocado con David Bowie; Bruce Springsteen quiere versionar mis canciones por el hecho de que soy de esta manera de idiota. A ver si no soy tan idiota… soy una jodida estrella de rock». Es un océano en un segundo, son 1000 años metidos en un centímetro de corazón.

Los coros de Régine y de ámbas violinistas le dieron el toque femenino especial. Han comenzado a alumbrar el recinto varios flashes situados en el escenario y el espectáculo daba comienzo con la adictiva “Ready To Start”, a la que las palmas de todo el público le dieron mucha más fuerza. Para ofrecer sentido a todos y cada uno de los acordes que se dieron antes de que existieran. Para demostrar que la música, como la energía, no muere.

Por no haber vivido en la era de Arcade Fire. Épica circense, de troupe gitana que se dedica a recorrer los pueblos y sus fiestas para hacer bailar hasta a los abuelitos («old folks, let’s go», chilla Butler), una orgía de vientos y cuerdas, coros masculinos. En ‘No Cars Go’ todo es ascendente y festivo, todo es pompa sin excesos o barroquismo sin pretensiones.

grupos como arcade fire

A base de letras masculladas y rasgueos lacios de guitarra, la música indie convirtió la distorsión en algo pegadizo, el aburrimiento en algo emocionante y la apatía en una razón de ser. Hay también que ver el empleo del idioma inglés con ciertas oraciones en francés, detalle que añade a las canciones una migaja de misterio, extraño en los conjuntos actuales (excepto Cocorosie). Textos casi metafísicos, como a lo largo de los gloriosos años de los Doors, pero nunca abstractos.

«Neon Bible» es el título de la magna nueva obra de los canadienses, a difundir el próximo 5 de Marzo. Luces y sombras pueblan esta joya para disfrutar en calma. «Black Mirror», su single de adelanto, nos muestra de nuevo esa profusión por los textos en claroscuro donde prima el humor negro y la melancolía existencial.