Saltar al contenido

De Qué Forma Optimizar Windows Para Prosperar El Rendimiento En Juegos Con Unos Pocos Ajustes

31/01/2023
De Qué Forma Optimizar Windows Para Prosperar El Rendimiento En Juegos Con Unos Pocos Ajustes

Y además de esto debemos tenerlos actualizados a la última versión para de esta forma tener la máxima optimización posible y funcionalidades novedosas que el desarrollador implemente. La unidad de almacenaje tiene un enorme encontronazo en el desempeño del aparato, y asimismo nos puede contribuir a mejorar el desempeño en juegos.

Para aumentar la capacidad de la únidad central de procesamiento en portátiles puedes ir a esta otra guía. En este momento vamos a dar prioridad de utilización de elementos al juego que deseamos, lo que es una manera de optimización que ofrece Windows 10. Para ello lo iniciamos y salimos a Windows, hacemos clic en la barra de abajo y le damos, como antes, a “Administrador de Tareas”. Nos vamos a la pestañita “Datos” y ahí buscamos nuestro juego.

Actualizar los controladores de nuestra tarjeta gráfica puede ayudarnos a mejorar el rendimiento en juegos, y asimismo puede darnos ingreso a nuevas especificaciones y funciones. Por otro lado, hay que tomar en consideración asimismo que emplear unos drivers muy viejos no solo puede ofrecernos inconvenientes de rendimiento, sino también puede tener un impacto negativo en la estabilidad y la seguridad del sistema.

Si el numero en cuestión da información, significa que ahí hay un módulo instalado. Ya sabéis que para usar Dual Channel se necesitan 2 módulos instalados, bien en Slots 1 – 3 o Slots 2 – 4.

En la ventana que se nos abre entramos a Servicios y activamos la casilla “Ocultar todos y cada uno de los servicios Microsoft”. Los servicios restantes pertenecen a controladores del equipo u otras aplicaciones, conque desactivaremos esos que no sirvan para nada.

Los sistemas recientes lo que hacen es bajar drásticamente el desempeño de los chips primordiales para de esta manera eludir que las temperaturas se salgan de la tabla y quemen estos complementes. A esto se le llama Thermal Throttling y debemos evitarlo en la medida de lo posible. En el mejor de los casos puede que ganes unos pocos FPS y que estos te ayuden a marcar la diferencia entre injugable y «aceptable», y en el peor caso es posible que debas perder un segundo en desactivarlo.

Si bien es cierto, los juegos pueden determinar la aptitud de desempeño de un pc y predeterminado, ajustarse a ese nivel según sea preciso. En un caso así, si se ajusta de manera manual la configuración a un nivel que la tarjeta de vídeo ni el procesador logren realizar, el juego experimentara un desempeño demasiado degradado.

Conque tener un sistema operativo relativamente nuevo o instalado desde hace poco tiempo va a ofrecernos un extra de rendimiento, y quien no lo que crea, que lo pruebe. Para efectuar su activación debemos seguir un pequeño truco que es emplear el siguiente comando en la consola PowerShell del sistema. Esta la encontraremos en el menú inicio o abriendo el menú de herramientas con la combinación de teclas “Windows + X”. Como es natural DirectX 12 es el que mayores funcionalidades soporta, por poner un ejemplo, DLSS 2.0 o el Ray Tracing por hardware solamente son probables con él.

Los elementos del PC han de estar bien escogidos para que no haya cuellos de botella. Por poner un ejemplo, una gráfica de gama altísima con un procesador viejo no sirve de nada. Los componentes deben ser lo mucho más afines probables, en cuanto a gama, para que todo vaya bien.

Disfrute de actualizaciones automáticas de los controladores de todo el hardware de su PC para conseguir un enorme desempeño en los juegos. Ten presente que esto puede progresar el rendimiento en juegos, pero asimismo se incrementará el consumo de energía y el calor generado. Si utilizas un ordenador portátil, la batería se agotará más rápido y los ventiladores tendrán que afrontar una mayor carga térmica.

Para mejorar el rendimiento en juegos cuando utilizamos un PC no siempre es requisito actualizar el aparato con nuevo hardware. Hay situaciones en los que es posible conseguir un aumento notable del desempeño sin tener que gastar dinero, y sin la necesidad de entrar en complejas configuraciones o cambios. Lo siguiente va a ser encender el modo perfecto juego en Windows 10, para ello realizamos la búsqueda “Modo de juego” y clicamos sobre “Método de juego de control para optimizar el aparato para juegos”. Acto seguido, en la ventana resultante le damos a “Configuración de gráficos” y allí escogemos “App clásica”.

Sostener el PC actualizado puede asistirnos a prosperar el rendimiento en juegos, y también es imprescindible para que tengamos la posibilidad ejecutar algunos títulos, en tanto que estos pueden reclamar una versión mínima de Windows diez. Si procuramos moverlos en versiones inferiores puede que no funcionen, o que den inconvenientes importantes de seguridad y/o de desempeño. Recuerda que en el final cada juego es un mundo, y por este motivo no todos mejoran del mismo modo en términos de desempeño al reducir algunos ajustes de calidad gráfica.

Para aumentar los FPS hasta 60 o más en resoluciones altas, precisará por lo menos 16 GB de RAM, aunque también precisará una tarjeta gráfica fuerte . Antes de actualizar la tarjeta gráfica, pruebe a realizar overclock de la GPU para obtener mucho más FPS de forma gratuita.

En lo posible, seguid el procedimiento previo, pero desde Windows también se puede llevar a cabo. Para esto abrimos la configuración de pantalla desde botón derecho sobre el escritorio, y nos marchamos hasta el desenlace, donde pulsaremos en Configuración de pantalla avanzada. Empezamos el trámite en lo que tiene que ver de forma directa con el hardware que tengamos.

La primera opción que nos encontraremos será la «Barra de juegos». Si no la vamos a utilizar tenemos la posibilidad de deshabilitarla, puesto que va a estar gastando memoria de forma superflua. Entre las novedades que llegó a Windows 10 fue el «Modo Juego.